septiembre 30, 2012

RECORDEMOS A KALIMÁN, UN HÉROE DEL CÓMIC MEXICANO.

Hoy en dia los personajes de cómic son conocidos por las series animadas o por las peliculas que se basan en las historietas, mientras que los cómics en papel hace mucho que dejaron de ser populares en Colombia.

Los jóvenes de esta época, desconocen que hace algunos años, era muy común encontrar puestos de tiendas vendiendo revistas de cómics, con personajes que no solo venían de Estados Unidos o de Japón, sino que también venían de algunos paises europeos, y lo mejor aún, de Centroamérica.

Los predilectos eran historias de vaqueros y de héroes, uno de ellos es el hombre increíble, Kalimán.

¡Kalimán es un héroe creado en México! Y su fama fue de talla mundial. En nuestro país era el boom y muchas veces en el mes de octubre, muchos de nuestros tios y abuelos se disfrazaban de este espectacular personaje, puesto que sus aventuras eran completamente interesantes.


La historia de este personaje fue bien labrada bajo un gran equipo creativo, que siempre buscó la manera de darle al público aventuras bien organizadas, con mucho misterio, personajes con personalidades definidas y un héroe que evocaba muchos valores. Los cómics se propagaron como pólvora en toda Centroamérica y en gran parte de Suramérica, convirtiendose en un icono de los años 70.

Rafael Cutberto Navarro.
Sus creadores fueron  Rafael Cutberto Navarro Huerta y Modesto Ramón Vázquez González. Ellos idearon la historia para una radio novela, muy buena de hecho. Desde 1963 se emitió y como su popularidad daba para otras cosas, decidieron publicar los cómics, iniciando desde 1965.


En Colombia habían editoriales que se especializaron en la publicación de los cómics de este personaje y de otros tantos, pero claro, ¡hoy en dia ya no existen! 

La fama de Kalimán no solo sirvió para que pasara de la radio novela a los cómics, sino que también le hicieron peliculas y creo que una serie de televisión (busca en net si quieres saber más).

Aunque hoy en dia este personaje es solo parte del recuerdo de nuestros mayores, nos sirve como referencia del ingenio, creatividad y alcance de los autores latinoamericanos. Es un ejemplo de qué tanto puede llegar a atraer una historia bien desarrollada.

Muchos de los reseñadores de Kalimán manifiestan que el declive de esta serie se le atribuye a que los herederos de la historia no pudieron mantener la esencia que supieron inyectar sus autores originales. Es decir, los cambios que le hicieron, en vez de modernizar al personaje, le hicieron restar muchos puntos. Pero bueno, nosotros no tenemos forma de comprobarlo, puesto que no vivimos directamente ese Boom. 

Podemos concluir entonces, que no es imposible dar a conocer tu historieta, aunque no seas gringo o nipon. Pues las barreras no las hacen los países necesariamente. Puede que en Colombia no hay ciertas circunstancias que colaboren a fomentar la lectura de cómics, pero no es excusa si tu talento lo sabes dar a conocer.

Animate a crear tus propias historias, sobretodo, a exponerlas de forma eficaz.


 



 




1 comentario:

Ana Tirano dijo...

Cómo es que ya no existen los kioskos con comics en Colombia? Es algo que no entiendo. Ahora las librerias se dedican a traer libros-adorno para decorar la sala. Debemos encontrar una manera que la gente vuelva a leer, y lo que más nos interesa a nosotros, a leer historietas.